jueves, 26 de abril de 2012

El bombardeo de Guernica: 75 aniversario.

video
Fuente: YouTube

El 26 de abril de 1937 aviones alemanes pertenecientes a la Legión Cóndor, bajo las órdenes de Franco, bombardearon Guernica reduciéndola prácticamente a escombros. Hoy se cumplen 75 años de aquello. Pero ¿por qué la destrucción de la pequeña ciudad vasca, de poco o nulo interés militar, ha devenido en unos de los hitos de la guerra civil española? Las respuestas son varias.
En primer lugar, se  trata de un hecho muy controvertido por las diversas interpretaciones que ha suscitado. La destrucción de una ciudad sin que existieran en ella objetivos militares constituyó un hecho novedoso y difícil de presentar ante la opinión pública. Por ello los historiadores más derechistas tendieron  primero a negarlo y luego a presentarlo como un "efecto colateral" indeseado. La negación del hecho suscitó la movilización de los historiadores antifascistas que lo presentaron como una muestra de la brutalidad de los fascismos. La polémica acrecentó el papel emblemático de Guernica.
En segundo lugar, la mayoría de los historiadores coinciden en que este bombardeo preludió la táctica de los bombarderos masivos de ciudades que, poco después, se aplicaría ampliamente en la IIª Guerra Mundial. De esta manera se conseguía aumentar el terror de las poblaciones civiles enemigas y, con ello, lograr la desmoralización del bando contrario. Esta nueva táctica se utilizó también en otros lugares de España durante la Guerra Civil, tanto por las tropas franquistas (Barcelona, Madrid, Alicante, Durango,...) como por las republicanas (Zaragoza, Oviedo, Cabra,...) aunque nunca con la misma finalidad de destrucción total. Incluso, en ocasiones, se trató de errores de los observadores que guiaban el bombardeo, como en el caso de Cabra.
En tercer lugar, la fama del acontecimiento se vio impulsada por la repercusión que tuvo el cuadro de Picasso sobre el tema, que acabo convirtiéndose en la misma representación pictórica del horror provocado por el bombardeo, quedando asociado así el nombre de la villa vasca a una de las alegorías mundiales de la infamia de la guerra.
Por estas razones Guernica se ha transformado en la representación simbólica de la Guerra Civil española. Su recuerdo permanece para que no olvidemos el dolor infligido, la desesperación y la injusticia que conlleva todo conflicto bélico.
El siguiente artículo de Jacinto Antón, publicado en EL PAÍS el 22 de abril de este año, analiza, de forma sintética, las diversas interpretaciones existentes sobre el bombardeo y señala una bibliografía básica sobre este acontecimiento. Las tres horas de la Cóndor

No hay comentarios:

Publicar un comentario